El cuidar durante una crisis (Caregiving During a Crisis)(Spanish)**Important(Change from "tu" to "usted."Usted" is more formal, "tu" is not appropriate for this)

Printer-friendly version

Los periodos de crisis provocan reacciones emocionales y físicas en todo el mundo. Después de los eventos del 11 de septiembre muchos de nosotros nos encontrábamos distraídos, inseguros o con el sentimiento que habíamos perdido el control sobre la vida. Las emergencias, aún las que son menos catastróficas que los ataques de septiembre, producen emociones conflictivas y estrés. Los individuos con demencia también responden a las emergencias y sus reacciones pueden causar más estrés para la familia y la persona que proporciona el cuidado. Los cuidadores encontrarán las siguientes sugerencias útiles para los momentos turbulentos—provocados por cualquier razón.

Es posible que los individuos con demencia no entiendan lo que está pasando a su alrededor durante periodos de crisis. Sin embargo, notarán las emociones de los demás y es probable que tendrán una comprensión parcial do lo que haya pasado y eso aumentará su nivel de confusión. Tomando eso en cuenta, es importante no pasar por alto sus necesidades, especialmente porque esto sólo causará más problemas para el cuidador. El individuo con demencia puede estar más ansioso que lo normal, menos dispuesto a hacer tareas cotidianas, estar más distraído o experimentar dificultades para dormir por la noche. Dependiendo del grado de severidad de la demencia, el recipiente del cuidado puede hacer comentarios irrelevantes o reir en momentos inapropiados.

Hay varias maneras para reducir la agitación de tu ser querido. En el primer lugar, durante situaciones como la del 11 de Septiembre, es imprescindible no ver la tele sin parar. Si es posible, sería mejor que un individuo con demencia no viese nada de la cobertura de un desastre, no por la tele, ni por el periódico. Ha sido probado que el estado de Estrés-Postraumático puede ser causado simplemente por ver la tele demasiado. Sin embargo está bien hablar del incidente en términos generales con la persona que tiene demencia, especialmente si la conversación le ayudará a sentirse más seguro.

En segundo lugar, ayudará al individuo con demencia a mantener sus rutinas tanto como sea posible. Las rutinas proporcionan confianza a las personas con demencia y tu ser querido estará más calmado si su horario diario se mantiene. Puede que encontras que el seguir tu rutina diaria te ayuda también, porque te permite concentrarte en ciertas tareas sin pensar demasiado.

Finalmente, es importante cuidar de ti mismo. Durante periodos estresantes, te puede hacer sentir particularmente solo si tu ser querido no puede responder a tus necesidades. Por eso, es imprescindible que te juntes con amigos o familiares para sentirte conectado con otros. También es necesario que rebajes tus propias expectativas. Cuando estamos estresados, tenemos los nervios crispados y es muy probable que te encuentres irascible o brusco con los demás. Tienes que perdonarte por no ser perfecto ya que considerando las circunstancias, es comprensible.

Pensando en nivel preventitivo, siempre es aconsejable tener un plan para un desastre en tu casa. ¿Hay alguien que puedes llamar para cuidar de tu ser querido en caso de que no puedas volver a casa? ¿Tienes guardado por lo menos una semana extra de medicamentos en caso que no puedas llegar a la farmacia durante una emergencia? ¿Tienes suminstros de agua y comida de lata en algún sitio accesible de tu casa? Los eventos del 11 de septiembre nos enseñaron que siempre debemos estar preparados para lo que no podemos controlar ni predecir.

Copyright © 2002, Family Caregiver Alliance. All rights reserved.

Sponsors & Special Events